En Argentina, como en distintas partes del mundo, el 8M es un día de paro, lucha y movilización para las mu­jeres.

Desde fines de la década del noventa, el 8 de marzo se introdujo como objeto de enseñanza en los diferentes marcos curriculares de nuestro país y provincia, integrando los contenidos de formación en ciudadanía. Una de las dificultades de abordar y trabajar estos temas, al igual que sucede con la Educación Sexual Integral, se relaciona con los temores que solemos tener como docentes. Ello se produce como resabio de ciertos “mandatos” sociales según los cuales, como docentes, debemos saber “todo” aquello sobre lo cual se habla en el aula. Esta creencia, aunque falaz y caduca, suele generar menos tensiones en áreas de conocimiento como matemática, lengua, historia y geografía, donde las chicas y los chicos no siempre están familiarizados con los temas y contenidos de enseñanza.

Sin embargo, la creencia de que somos la única fuente de saber y conocimiento se desarma cuando se trata de cuestiones sobre las que las y los estudiantes poseen experiencias, saberes y puntos de vista. Es esto lo que sucede actualmente con el 8M, pues muchas y muchos estudiantes hablan cotidianamente sobre las desigualdades de las mujeres, conocen, leen, buscan información, reclaman y tienen expectativas de una sociedad más igualitaria.

A continuación les compartimos la cartilla #8M en la Escuela, con materiales y recursos para trabajar sobre su relevancia y modos posibles de tratamiento en la escuela. En primer lugar, encontrarán recursos y orientaciones que las y los acompañarán en la elaboración de sus propuestas para el aula. En segundo lugar, recomendamos audiovisuales, podcast y textos que nos brindan aportes para reflexionar y debatir sobre las desigualdades en el trabajo de cuidado, las violencias machistas y la participación de las mujeres en los sindicatos.